Bodegas Delgado

Bodegas Delgado

Bodegas Delgado se encuentra situada en Puente Genil, Córdoba, y sus orígenes se remontan a 1874, cuando D. Antonio Delgado Gálvez junto a su esposa, Doña María Estrada Pérez, fundan la bodega a partir de la adquisición de una partida de botas de roble americano en el actual pueblo de Moriles, entonces Zapateros. Precisamente, Moriles, junto a la cercana Montilla, otorgará su nombre a la Denominación de Origen Montilla-Moriles, cuyos caldos son reconocidos por sus especiales cualidades como vinos finos y amontillados. La dedicación por entero al negocio y el extremo cuidado puesto en la selección de los mejores uvas de la comarca así como las excelentes cualidades de las botas de roble americano para la crianza del vino, hicieron posible que pronto la bodega se consolidase como una empresa de reconocido prestigio en la zona.

En 1940, se inauguran las nuevas instalaciones junto a la carretera que une Puente Genil con la población de Aguilar de la Frontera. Son bautizadas con el nombre de Lagar de San Antonio y se destinan a la elaboración y crianza de los vinos. El Lagar, nombre con el que se las conoce, viene a complementar las de Puente Genil, insuficientes ya para acoger la gran actividad de la bodega.

Desde entonces la bodega ha continuado con su labor, marcada siempre por un objetivo: la calidad de sus vinos. En la actualidad, y ya con el nombre de Bodegas Delgado S.L. desde 1997, la cuarta generación de los Delgado se encuentra al frente de la misma. Si algo define a la bodega es el mantenimiento de las raíces tradicionales en la elaboración de sus caldos, tratando siempre de que la incorporación de técnicas modernas sea siempre una ayuda, pero sin repercutir en su calidad.