SHOPPING

Por sus características geográficas, en la cocina cordobesa hay que destacar los productos que vienen tanto del olivar como de la Campiña. De la Campiña y del Valle del Guadalquivir provienen el aceite de oliva, las verduras y el vino Montilla-Moriles, elementos fundamentales en la cocina local. También llega a Córdoba pescado fresco del Mediterráneo y del Atlántico, que satisface la conocida predilección del cordobés por el pescado frito.

EL ACEITE DE OLIVA
En el sureste de la provincia, entre la Campiña y la Sierra Subbética, se produce el aceite de oliva de las Denominaciones de Origen Baena, cuyo aceite virgen es famoso por su frescura y su aroma frutado, y Priego de Córdoba, donde se elabora un aceite dorado, de sabor dulce y denso. Al sur de la provincia, la D.O.P. Aceite de Lucena, ofrece aceites con amargor y picor muy compensados y con un toque almendrado proveniente de la variedad Hojiblanca.

Todas las denominaciones dan título a dos comarcas aceiteras cuyas producciones están actualmente amparadas y protegidas, y consideradas como productoras de unos de los mejores aceites del mundo. En todos los casos se trata de aceite de oliva “Virgen Extra” (categoría máxima), lo que significa que después de su maduración en bodega no pasa de 0,4 º de acidez (porcentaje de ácido oleico) en los aceites de tipo A y de 1º en los de tipo B.

El aceite de oliva es ingrediente fundamental en la mayoría de los platos típicos cordobeses.

LOS VINOS Y LICORES
Al sur de la provincia de Córdoba, en la Campiña, surgen los prestigiosos vinos de la D.O. Montilla-Moriles. Los distintos tipos son el Fino, el Amontillado, el Oloroso, el Cream, el Pedro Ximénez, el Blanco Joven y los ecológicos, siendo la variedad predominante el blanco Pedro Ximénez que ocupa más del 80% de la superficie dedicada al cultivo de la vid. Estos vinos son criados en botas o toneles de roble americano, mediante el sistema de criaderas o soleras y bajo el llamado “velo de flor”, una densa capa de levadura que flota en la superficie de la bota y que es la que le da este toque propio de los vinos Montilla-Moriles.

Entre los licores destacan especialmente los anisados, dulces o secos de Rute, pueblo de la Subbética cordobesa que se ha dedicado a la destilación de este licor desde el siglo XVII.

DONDE COMPRAR PRODUCTOS DE LA TIERRA:

 

Deja un comentario